fbpx

¿Por qué aprender inglés es imprescindible hoy en día?

Para mí, nunca había sido tan importante aprender inglés; primero me preocupé por estudiar una licenciatura y obtener buenas calificaciones, y cuando entré a trabajar solo me interesaba aprender y destacar. Sin embargo, fue justamente ahí que entendí lo importante que es aprender inglés hoy en día.

Hace poco más de tres años empecé a trabajar en una empresa en la que me sentía muy cómodo: en cuanto al aspecto económico no podía quejarme pues era suficiente para solventar mis gastos y mi vida social, el ambiente laboral era muy agradable y todos los días aprendía algo nuevo, pero lo que más me gustaba era que tenía oportunidad de crecer y obtener un puesto mejor pagado.

¿Mi primera oportunidad para ascender?

Tiempo después, mi jefe subió de cargo y claro que lo primero que pensé fue que con la experiencia de dos años que ya tenía también tendría el derecho de ascender al puesto que él había dejado; sin embargo, me llevé la sorpresa de que no era así. La empresa se encargó de buscar a alguien más.

 ¿Por qué? ¿No era lo suficientemente bueno? ¿Qué me hacía falta si ya sabía todo sobre las responsabilidades en el puesto de mi antiguo jefe? Desde que entré a trabajar siempre me había esforzado por desempeñar mis actividades lo mejor posible y así destacar entre mis compañeros, entonces ¿por qué no se me dio la oportunidad?

Aunque no pude hacer nada en ese momento, acepté la decisión de la empresa y contrataron a alguien más, sin embargo, no podía quedarme con la duda de qué me había hecho falta para que me consideraran para ocupar el puesto.

Mi nuevo jefe entró, tomó el puesto y comenzó a familiarizarse con las actividades que se llevaban a cabo, algunas cosas ya las sabía, otras tuvo que aprenderlas, incluso yo mismo le enseñé algunos aspectos específicos de la empresa.

Durante ese tiempo me di cuenta de que si bien era una persona muy capaz, no sabía mucho más que yo, pero la verdad decidí no romperme más la cabeza y dejar de preguntarme por qué no me habían dado la oportunidad.

Requisitos de las empresas actuales

El tiempo pasó y continuamos trabajando muy a gusto hasta que un día me comentó que se abrirían algunas vacantes para un puesto en el que se realizan actividades mucho más específicas, por supuesto, con mejor sueldo y con más oportunidades de aprender y crecer…”esta es mi oportunidad” pensé, pero antes de comentárselo me dijo cuáles eran los requisitos para ocupar el puesto:

-2 años de experiencia.

-Deseo por aprender

-Facilidad de palabra

-Disponibilidad de horario

Dominio del idioma inglés

Cumplía con todos los requisitos menos con el dominio del inglés, siempre me había preocupado por mantenerme estable en mi trabajo, aprender de mis compañeros o por mi cuenta, desenvolverme con confianza y hasta por mostrar mi interés quedándome más tiempo cuando el trabajo lo requiriera pero nunca le presté importancia ni me interesé en saber inglés.

Por fin había entendido por qué no me habían tomado en cuenta para ocupar el puesto de mi ex jefe, pero para confirmar esta idea decidí preguntarle directamente a mi jefe si antes de contratarlo le habían hecho una entrevista de trabajo en inglés o en qué había consistido el proceso de selección.

Por supuesto que la respuesta fue lo que esperaba, además de comprobar sus años de experiencia, de realizar un examen de conocimientos y de haber platicado con los directivos, le hicieron una entrevista en inglés…¡claro! esto es lo que había hecho la diferencia y por lo que decidieron contratarlo.

Durante esa plática, mi jefe me hizo entender lo importante que es aprender inglés hoy en día. Me dijo que ya no basta con tener años de experiencia, ni con tener postgrados o mostrar siempre disponibilidad, ahora es un todo y las empresas solicitan el dominio del idioma inglés como parte de las competencias profesionales.

Mi decisión de aprender inglés

Aunque tampoco tenía oportunidad para ocupar las nuevas vacantes, decidí no dejar pasar más tiempo, bien dicen por ahí que “la tercera es la vencida” ¿no? así que sin pensarlo comencé a buscar las mejores escuelas de inglés.

Además de fijarme en la experiencia de la escuela, también me interesaba mucho encontrar una que ofreciera cursos los fines de semana, de preferencia los domingos para poder salir sin problema con mis amigos los sábados pero que me permitiera aprender inglés rápido.

En cuanto a los costos, claro que no pretendía pagar una cantidad exorbitante pero tampoco iba a escatimar en algo que al final sería benéfico para mí pues era parte de mi preparación y en un futuro me abriría las puertas para mejorar profesionalmente y también económicamente…así que sería una dinero muy bien invertido.

Después de investigar, pedir informes y hasta asistir a una clase muestra, encontré mi mejor opción, me inscribí en el curso que mejor se acomodaba a mis horarios y en año y medio obtuve mi certificado de inglés.

A crecer

Así fue como las cosas cambiaron; ya con mi certificado de inglés, hace dos semanas tuve la oportunidad de un ascenso y no solo eso, ahora existe la posibilidad de irme a trabajar en el extranjero para cerrar negocios en inglés a nombre de la empresa en la que trabajo.

El cambio fue mucho mejor de lo que esperaba y pensar que dependía de mí, no de mis jefes ni de quienes toman las decisiones; sólo era cuestión de que me decidiera a aprender inglés para ampliar mis horizontes, superar límites y abrirme nuevas oportunidades en el campo laboral y en toda mi vida.

Temas de interés: